martes, octubre 14, 2008

Lavando en Kamakura y alucinando por Akiba

¡Buenas a todos! Pasáos, sentáos, y si no hay asiento, traeros las sillas de casa, que yo pongo la película. Esta vez os traigo el relato del segundo día. Comencemos con el desayuno de los campeones. Sabíamos que habría desayuno gratuíto, así que bajamos los tres a ver qué nos deparaba nuestro futuro. Nuestro futuro era tan simple como Onigiris variados (bolas de arroz y alga negra y otros complementos, salmón, verduras...), sopa de miso y verduritas para comer, y té caliente y café para pasarlo todo graganta abajo. Visto lo visto, los Toyoko-Inn no son gran cosa en cuanto a desayunos, pero para arrancar por las mañanas no está mal.

El camino hacia la estación de metro no parecía ya tanta cosa sin las maletas, así que en un suspiro llegamos ilusionados a ella, cogiendo así el suburbano hasta Ueno y pasando a la JR en lo que sería nuestro viaje hacia Kamakura, la bonita ciudad costera llena de árboles y templos en equidad, vamos, que cada árbol puedes encontrar un templo cercano :P Empezamos nuestra ruta caminando hacia el templo Jinja, erigido por Minamoto Yorimoto, debido a un sueño que tuvo con la cueva en la que está situado, en la cual el dinero que se lava allí tiene la peculiaridad de que una vez pagado con él, en un futuro volverá a nosotros.
Free Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.us

Siguiendo nuestra peregrinación llegamos al emblema de este pueblo, el gran Buda de Kamakura, una estátua de bronce de 13,35 metros de alto, hueca por dentro, como podemos ver en las fotos siguientes, mirando las "alitas de Buda" como dice Mari, o ventanas para dejar escapar el calor, acto imposible ya que dentro es como estar en un horno de bronce y te sientes como un pollito dando vueltas a l'ast. Es interesante verlo por dentro para ver cómo lo han ido forjando y levantando, viendo las junturas y los apaños que le fueron haciendo para levantarlo, cual Pepe Gotera y Otilio.
Free Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.us

Nuestro camino nos llevó a otro templo (del cual no recuerdo el nombre...), el más hermoso que he visto en todo los dos viajes que he hecho.
Free Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.us

Nuestra última parada sería el Hachiman-gu, el gran templo central de Kamakura, en el cual se estaba celebrando la fiesta que lleva su nombre, el Hachiman-gu. Pudimos ver los puestecitos variados de comida, de máscaras tradicionales, de juegos de niños, todo con regado con un ejército de tamborileros haciendo sonar sus taikos al mismo son tradicional japonés. También tuvimos la oportunidad de ver una mini procesión tradicional hacia el templo por medio de unos niños que imitaban lo que harían sus padres unas horitas más tarde.
Free Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.us

Acabada esta ruta de cuatro templos de Kamakura (puesto que ver todos los templos nos traería todo el viaje completo) nos volvimos para Tokyo de nuevo. Ahora tocaba que Mari Carmen viera Akihabara en todo su esplendor, el gran barrio de la electrónica, el gran barrio ultra-freak por excelencia, donde los otakus con camisa de franela y gafitas, mochila en ristre, se pasean buscando juegos, muñecas pervertidillas, gadgets, mangas y frikeo en general. Las luces, la gente, todo el ambiente hay que vivirlo allí de pie. No es extraño que más de una mujer vestida de maid te asalte y te de unos kleenex con la dirección del café maid en el que te sirve los cafés.
Free Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.us

Allí fue cuando empecé mi primera ascensión friki a los infiernos, comprándome una de esas figuras en cajita de One Coin, de la serie de figuras de las cuatro películas de Indiana Jones. Me salió la figurita de Mutt Williams, pero no estaba dispuesto a irme de Japón sin una de Indiana ;)


Y camino del hotel junto con cena de convini se acaba nuestro día. Os esperamos el próximo día con el relato de nuestras andanzas por Shinjuku, la torre de Tokyo y la cena con Mariano :) ¡Hasta pronto amiguetes!

Listening: I Know You Know (Psych Theme) - The Friendly Indians
Psych en IMDB - Página Web Oficial

Etiquetas: ,

3 Comments:

At jueves, octubre 16, 2008 4:28:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

Es impresionante el Gran Buda, y Akihabara de noche una pasada, se transforma, hay mucho movimiento.
Saludos.

 
At jueves, julio 30, 2009 6:55:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

Vamos tio! No dejes de escribir!!

 
At sábado, septiembre 19, 2009 4:30:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

Eso eso!! Qué ya no tienes tiempo para tu página o que?

 

Publicar un comentario

<< Home